Cómo elegir el color adecuado según la luz y el espacio.



Un color no es sólo un color. Las pantallas, la luz y el entorno afectan la forma en que percibimos y experimentamos los colores. Aquí tienes unos consejos para elegir los colores de tu casa.


La incidencia natural de la luz.

Los colores están sujetos a cambios. Un mismo color puede tener un aspecto diferente, ya sea que lo veamos en una pantalla, en una revista, en nuestra propia casa, una pared o en otra. El grado de oscuridad que percibimos de un color está determinado en gran medida por la luz natural de la habitación. Las habitaciones orientadas al sur y al este tienen más probabilidades de tener una luz más cálida que las orientadas al norte y al noroeste, que reciben luz solar la mayor parte del día.


Por ejemplo, fíjate en la siguiente foto, donde todas las paredes están pintadas con el mismo color, pero este se percibe de una forma diferente de una pared a otra. En la pared derecha hay una ventana grande, que hace que la misma parezca oscura, pues no se beneficia de la luz, en cambio, hace que la pared diagonalmente opuesta se vea más luminosa.




Luz artificial.

La luz natural puede ser difícil de cambiar, pero con la luz artificial también podemos influir en el color. Ten en cuenta que una iluminación fría, como la que proporcionan los bombillos LED, hará que los colores de una habitación parezca más fríos de forma natural. Un tono grisáceo puede parecer azulado, mientras que un tono marrón puede parecer gris.


Los bombillos incandescentes son una fuente de luz más dorada, lo que hace que percibamos los colores de una habitación más cálidos. A menudo asociamos este tipo de luz con lo acogedor, y cuando se atenúa lo suficiente, podemos asociarlo con la luz de las velas.


Los colores están sujetos a cambios. Un mismo color puede tener un aspecto diferente, ya sea que lo veamos en una pantalla, en una revista, en nuestra propia casa, una pared o en otra.

Colores en pantallas.

Además de los bombillos, también hay que tener en cuenta cómo afectan las diferentes pantallas nuestra experiencia con el color, pues es posible que veas que el color es ligeramente diferente al que verías en la vida real. Lo mismo puede pasar si comparas la misma imagen en la pantalla de tu celular y computador, o al subir o bajar la intensidad del brillo.



Mira el color en tu casa.

Por eso, debes tener en cuenta que elegir un color por como se ve en la pantalla puede diferir con el color real, por lo que te recomendamos obtener algunas muestras de color y probarlos en tu hogar antes de tomar una decisión. De esta forma, te aseguras de elegir el color real sin diferencias que puedan causar los ajustes de tu pantalla ni las fotos de inspiración.


Teniendo en cuenta estas variables, lograrás encontrar el color perfecto para tus espacios.