Prepara tus paredes para pintar.



La preparación es clave para lograr un gran acabado.

Cuando estás remodelando, vale la pena dedicar un poco más de tiempo y atención a preparar las paredes antes de pintarlas, ya que obtendrás un acabado mucho mejor. Sigue los pasos que te mostraremos a continuación para saber cómo preparar paredes recién resanadas, y previamente pintadas y con algunas grietas y agujeros.

Importante: Sin importar el estado de las paredes, estas deben estar secas y libres de grasa y polvo, agujeros y grietas, estuco descascarado, pintura descascarada y pedazos de papel tapiz.

Ahora sí, para empezar, retira tantos muebles como sea posible de la habitación, o colócalos en el centro de la habitación, donde permitan que te puedas mover, y cúbrelos para evitar mancharlos.




Cómo preparar una pared recién resanada




Esta es probablemente la superficie más fácil de pintar. Todo lo que necesitas hacer es aplicar una imprimación y una capa base con un rodillo para crear la mejor superficie.



Una imprimación es la primera capa de pintura que debes aplicar y sirve para crear una mejor absorción de la pintura y crear acabados más resistentes sin desperdicios. Es muy importante que no te saltes este paso, pues si no imprimas la superficie con un sellador, el estuco absorberá la pintura como una esponja, por lo que desperdiciarás mucho y terminarás aplicando más capas de las necesarias.



Recuerda que debes dejar que todo el estuco se seque por completo antes de decorar. Sabrás que está seco cuando las manchas oscuras desaparezcan o se vuelva de color rosa claro o gris.



Antes de pintar cualquier superficie, asegúrate de que esta se encuentre en perfecto estado, sin agujeros ni grietas.


Cómo preparar una pared previamente pintada



Las paredes que ya han sido pintadas son bastante fáciles de preparar para la pintura nueva, pero vale la pena hacer algunas cosas primero para ayudar a obtener un acabado profesional.

- Rellena cualquier agujero o grieta






Antes de pintar cualquier superficie, asegúrate de que esta se encuentre en perfecto estado, sin agujeros ni grietas. A continuación encontrarás el paso a paso para dejar tus paredes listas para pintar.







Lista de materiales

- Estuco plástico.

- Espátula.

- Lija fina.



Paso 1: Limpia la pared antes de rellenar, ya que el polvo podría evitar que el estuco se pegue a la pared.

Paso 2: Usando la espátula, toma un poco de estuco plástico y aplícalo en los agujeros y grietas hasta rellenarlos.

Paso 3: Permite que el estuco seque y luego perfecciona el acabado con una lija fina, te recomendamos usar una de 150.

- Lija

Aún si tu pared no tiene grietas, es importante lijarla antes de aplicar la pintura para retirar impurezas, como pintura descascarada y darle la textura ideal para que la pintura se adhiera correctamente a la superficie.

Lista de materiales

- Lija fina. Te recomendamos usar una de 150.



Para este paso sólo necesitarás tomar un trozo de lija fina nueva, y lijar ligeramente todas las paredes y la pintura que se esté descascarando hasta que tengas una superficie lisa.

- Limpia

Por último, asegúrate de que la superficie esté completamente limpia y libre de residuos, grasa, crayones o huellas. Deja que se seque completamente y listo, tendrás tus superficies listas para renovar tus paredes con un acabado duradero.