Hogares Saludables: Tu cocina.


¿Sabías que cocinar con una estufa sin ventilación libera niveles de partículas 10 veces más altos que los límites de contaminación del aire exterior, y pueden permanecer en tu casa durante horas?


Junto con una alimentación balanceada, el entorno de tu cocina también puede influir en tu salud. Así como cocinar crea todo tipo de olores maravillosos en el hogar, también puede liberar toda una serie de contaminantes en el aire que vas a querer controlar.


Descubre 5 tips de expertos para hacer de la cocina de tu casa un lugar espectacular y saludable.




1. Cocinar con la campana extractora encendida.

Cocinar con gas puede generar NO2 (dióxido de nitrógeno), un gas altamente tóxico, y distribuir sus partículas por toda tu casa. La exposición a estas partículas que contaminan el aire, puede provocar o agravar una amplia gama de problemas de salud, así como también irritación de nariz y garganta, dolores de cabeza, fatiga y náuseas. Usar una campana extractora, ventilada al exterior, puede disminuir drásticamente la cantidad de contaminantes de este tipo que se pasean por tu casa.




2. Mantén un extintor al alcance de la mano.

Aunque tal vez no es el elemento decorativo más llamativo de tu cocina, mantener un extintor a mano es primordial para una cocina saludable y, sobre todo, segura. Recuerda que es un lugar muy propenso a accidentes e incendios, por lo que, además de tenerlo en lugar que sea de fácil alcance, también debes asegurarte de que todas las personas que vivan contigo sepan dónde se encuentra y cómo se usa.



Junto con una alimentación balanceada, el entorno de tu cocina también puede influir en tu salud. Así como cocinar crea todo tipo de olores maravillosos en el hogar, también puede liberar toda una serie de contaminantes en el aire que vas a querer controlar.


3. Filtra el agua que bebes cuando sea necesario.

El agua del grifo cumple con normas que la hacen ser agua potable, por lo que puedes confiar en la calidad del agua que llega a tu casa. Sin embargo, una vez que el agua entra en las tuberías, es posible que su calidad cambié y se contamine por productos presentes en estas. Considera instalar un sistema de filtrado de agua, bien sea para todas las tuberías de tu hogar, o utilizar un filtro pequeño para cada grifo. Esta última es una opción muy práctica y económica que te hará disfrutar de agua potable en cualquier momento y sin mayores preocupaciones.





4. Elimina las pestes.

Mantener una cocina limpia es primordial para tener una cocina saludable, ya que de lo contrario, nos exponemos a bacterias, plagas y pestes. Asegúrate de eliminar el desorden, la basura o el agua estancada. Dejar comida expuesta al aire y la vajilla sucia también puede ser un foco para la aparición de estas.



5. Opta por usar cristalería y utensilios de hierro fundido o cerámica.

Aunque los recipientes de plástico son una opción muy práctica para llevar el orden en tu cocina, estos pueden contener sustancias químicas que terminan siendo perjudiciales para tus alimentos y, en consecuencia, para tu salud. Incluso muchos de los sustitutos de estas sustancias (como los etiquetados como “sin BPA”) son igual de preocupantes. Para una dieta (químicamente) más sana, elige cristalería y utensilios de cocina de hierro fundido o cerámica, en lugar de plásticos y antiadherentes.


 

©Harvard T.H. Chan. School of Public Health